CONCEPTO DE TDAH EN EDUCACIÓN.




      Concepto de TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad o comúnmente conocido como TDAH, es un trastorno de carácter neurobiológico que se caracteriza por tres síntomas básicos:

  •  Déficit de atención
  •  Impulsividad
  •  Hiperactividad motora y/o vocal

En cualquier caso, si estos síntomas o alguno de ellos se manifestaran con mayor frecuencia e intensidad que en la mayoría de niños de su misma edad, y si supusieran un problema para la correcta evolución del desarrollo del niño tanto en el colegio como en casa, tendríamos que hablar de la presencia de dicho trastorno.

Existen indicadores diagnósticos de acuerdo con los criterios establecidos en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV (American Psychiatric Association).

  •     Seis (o más) de los siguientes síntomas de desatención con una persistencia por lo menos de 6 meses y con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo:

o  Con frecuencia no presta atención suficiente a los detalles cometiendo errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades.
o  Tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas.
o      Parece que no escucha cuando se le habla directamente.
o  Con frecuencia no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, no debiéndose a un comportamiento negativista ni a una incapacidad para comprender instrucciones.
o      Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y actividades.
o   A menudo evita o le disgusta realizar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido.
o   Con frecuencia extravía objetos propios o necesarios para actividades o tareas (prendas del uniforme, lápices, cuadernos, juguetes, etc.)
o      A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
o      Con frecuencia es descuidado en las actividades diarias.

Debemos añadir, además, que los tres síntomas básicos (inatención, hiperactividad e impulsividad) pueden no manifestarse conjuntamente, lo cual requiere de la existencia de varios subtipos dentro de este trastorno. Estos subtipos vienen recogidos de esta manera en el DSM-IV:

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad subtipo predominante inatento.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad subtipo predominante hiperactivo-impulsivo.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad subtipo combinado (presenta los dos síntomas anteriores combinados).

El subtipo predominante inatento se caracteriza por una clara y persistente falta de atención en todas las actividades que se realizan a diario, ya sean tareas escolares o en casa. Parece no escuchar cuando se le habla, suele extraviar materiales y objetos personales, se muestra pasivo ante las rutinas en el aula, se distrae con cualquier cosa, no aprende al ritmo de los demás, cuesta mucho que realice tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido y es descuidado y desorganizado en cuanto a la limpieza y el orden de sus materiales y trabajos presentados, incluso si se trata de exámenes.
Generalmente se asocia a este tipo de niños como gandules, desastrosos, poco inteligentes y con baja motivación. Si se les arrincona y se espera poco de ellos, difícilmente avanzarán, pero con la ayuda, estímulos y pautas adecuadas, pueden llegar lejos.

El subtipo predominante hiperactivo-impulsivo se caracteriza por movimientos continuos, de manos, pies, y del cuerpo en general. Busca cualquier excusa para levantarse y “darse un paseo” ya sea para afilar el lápiz o pedir ir al baño. Está continuamente inquieto y si ha de estar sentado un intervalo de tiempo, atendiendo la explicación del profesor, por ejemplo, moverá conpulsivamente una pierna, tamborileará con los dedos en la mesa o se balanceará en su silla. Siempre responde de forma precipitada, sin pararse a pensar en la pregunta, ya sea de manera oral o escrita y habla en exceso, aunque no esté incluido en la conversación en cuestión.
A veces esta impulsividad en sus actos puede venir acompañada de ciertos episodios agresivos que se suelen producir con los compañeros de clase o con los padres en casa. Esto es lo que más preocupa a las familias y la causa más directa para decidir detectar el problema causante de dichos comportamientos. En este caso, a diferencia que en el anterior, las conductas del niño resultan más molestas, por lo que puede que se recurra a ayuda profesional antes. Pero no hay que olvidar que hay que prestar la misma atención a los dos casos.

Algunos maestros y profesores exponen a diario las numerosas dificultades a los que se enfrentan a la hora de atender a alumnos con problemas para concentrarse en la dinámica del aula o controlar su movimiento y sus impulsos.
Igualmente, muchos padres se desesperan ante el bajón académico que experimentan sus hijos.

Es precisamente mediante un ejercicio coordinado entre profesionales (psicólogos, pedagogos, maestros, tutores, etc.) y los padres del alumno, como se han de establecer las pautas de trabajo adecuadas y las actividades oportunas que harán posible una considerable mejora en la calidad del aprendizaje del alumno.

En este blog, trataremos de ofrecer pautas, ejemplos y actividades de forma clara y sencilla para facilitar la labor de padres y profesionales que se encuentran inmersos en la educación de niños con TDAH.

Sólo hay que recordar que es posible recoger resultados positivos siempre que se trabaje de manera coordinada y dotados de mucha paciencia, confianza y cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
¡¡¡NO OLVIDES VISITAR TODAS LAS ENTRADAS ANTIGUAS!!!